La geopolítica de la cuestión agraria mundial

Bernardo Mançano Fernandes
Domingo 16 de mayo de 2010 por LRAN

Geógrafo – profesor de la UNESP-Brasil

Coordinador de la Cátedra UNESCO de Educación del Campo y Desarrollo Territorial

http://www.fct.unesp.br/nera

La cuestión agraria es, antes que otras implicaciones, un problema territorial. El
agronegocio y la agricultura campesina disputan territorios en casi todo el mundo. La
producción de agrocombustibles intensificó esta disputa y creó problemas de
abastecimiento de alimentos. La búsqueda de nuevos territorios para la expansión de
la agricultura tiene hoy una nueva característica. Empresas y gobiernos de diversos
países están arrendando y comprando gigantescas áreas de tierras en otros países.

Presentamos esos países en tres conjuntos: 1) Países arrendatarios y/o
compradores de tierras; 2) países arrendatarios y/o compradores de tierras que son al
mismo tiempo países arrendadores y vendedores de tierra; 3) países arrendadores de
tierras.

Los países arrendatarios y/o compradores de tierra son predominantemente
ricos en capital, pero pobres en alimentos y están arrendando tierras de países pobres
en capital, pero ricos en territorios para producir alimentos. Este es un elemento nuevo
en la cuestión agraria: la unión del Estado y el capital para explotar tierras, personas y
países. Evidentemente este proceso de explotación no es nuevo, lo que es nuevo es
que más allá de las empresas, los gobiernos están más involucrados en acuerdos que
refuerzan el neocolonialismo y consecuentemente profundizan las formas de
dependencia.

Esta novedad esta también relacionada con las crisis de falta de alimentos y con
el aumento del precio de los combustibles. Un factor nuevo es que estamos viviendo
un momento de cambio estructural en la producción de energía. El campo productor
de alimentos y fibras pasa a producir cada vez más energía. Es evidente que esta
nueva realidad exige la expansión de los territorios. Y los países ricos en capital, pero
pobres en extensión territorial están adoptando las estrategias imperialistas.

Por ejemplo: los Estados Unidos por medio de sus transnacionales o de sus
ciudadanos han comprado tierras en varios países, principalmente en Brasil; China
tiene alquilada tierras en países africanos y en Rusia; países del golfo alquilan tierras
en países africanos y sud americanos; la Daewoo –transnacional de Corea del Sur_
arrendó por 99 años 1,3 millones de hectáreas a 25 $u la hectárea en la República de
Madagascar para plantar maíz y palma africana. En Madagascar 70 % de la población
vive por debajo de la línea de la pobreza.

Países como Arabia saudita, Bahrein, Corea del Sur, Emiratos Árabes Unidos,
Francia, Canadá, España, Japón, Jordania, Kuwait, Malasia y Qatar, han alquilado y
comprado tierras en los continentes americano, africano y asiático.

Países como el Brasil, China, Egipto, Estados Unidos y la India o empresas de
esos países son arrendatarias o compradoras de tierras en diversos países. Pero
también estos países han dado tierras en arrendamiento o han vendido muchas tierras
para empresas extranjeras.

Por otro lado, la mayor parte de los países que tienen tierra alquiladas son países
pobres donde gran parte de la población vive en extrema miseria sin acceso a la tierra.

En otros casos, son países que formaban la ex Unión Soviética y países del núcleo del
capitalismo cuyos territorios fueron entregados a las transnacionales del agronegocio.

En esta diversidad de países, tenemos: Angola, Argentina Australia, Birmania,
Camerún, Camboya, Kazajistan, Congo, Croacia, Cuba, Eritrea, Etiopia, Filipinas,
Georgia, Hungría, Yemen, Indonesia, Irak, Laos, Liberia, Madagascar, Malawi, Malí,
Marruecos, Mozambique, Mongolia, Nigéria, Nueva Zelanda, Paquistán, Paraguay,
Polonia, Kenia, Republica Checa, Rumania, Rusia, Senegal, Síria, Somália, Sudán,
Tailandia, Tajiquistan, Tanzania, Turquía, Ucrania, Uganda, Uruguay, Uzbequistan,
Vietnam, Zambia e Zimbabwe.

En la figura siguiente presentamos la geopolítica de la cuestión agraria mundial.

PNG - 98.4 KB
Figura 1

A mediados del siglo XX surgió la expresión “república bananera” refiriéndose a
los países de América Central que tenían grandes extensiones agrícolas destinadas a
la producción de bananas por empresas de los Estados Unidos. Al final del siglo XX,
grandes áreas de varios países de América del Sur fueron utilizadas para la
producción de soya y el conjunto de esas áreas fue denominado como la “república de
la soya”, como por ejemplo, las extensas y continuas áreas de la Argentina, Paraguay,
Brasil y Bolivia. De hecho estas expresiones deprecia la soberanía de los países y
forman el carácter geopolítico de la cuestión agraria actual.

Los países arrendadores de tierras son predominantemente muy pobres que
están cediendo tierras para empresas y/o gobiernos de países ricos en detrimento de
promover políticas para el abastecimiento interno. Los países arrendatarios explotan
los territorios de esos países y llevan los alimentos para abastecer sus mercados.
Campesinos e indígenas de los países pobres son expropiados de las tierras y
condenados a recibir ayuda humanitaria.

Esta realidad intensifica la cuestión agraria ahora no solamente como un
problema de renta de la tierra, sino reforzando el sentido y el significado del concepto
de soberanía alimentaría que está -cada vez mas- asociado a la soberanía de los
pueblos.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | icone statistiques visites | info visites 953911

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio ACCIÓN TIERRA  Seguir la vida del sitio Reforma Agraria   ?

Sitio desarrollado con SPIP 3.0.20 + AHUNTSIC

Creative Commons License