¿De quién es la cosecha?

la política de la certificación de semillas orgánicas
Miércoles 30 de enero de 2008 por LRAN

Documento de GRAIN.org

Millones de campesinos practican lo que la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (conocida mundialmente como fao por sus siglas en inglés) llama "agricultura orgánica no certificada", basados en la tremenda riqueza de la diversidad de las semillas que se sustenta en el intercambio local, en los sistemas de mejoramiento a nivel local, en los saberes tradicionales, y en el involucramiento de las comunidades rurales.

Estos sistemas no sólo producen la mayor parte de la comida para más de mil millones de personas, sino que además con frecuencia son más productivos y sustentables. En este texto intentamos valorar lo que ocurre con la legislación de semillas orgánicas, que ya afecta la agricultura orgánica y qué tienen que decir al respecto los agricultores y las organizaciones que ya han sido afectados.

La visión que subyace a la agricultura orgánica es que es central que cuide el ambiente y la salud, y que los agricultores logren un trato justo por sus esfuerzos. Pero la agricultura orgánica también se está convirtiendo en un negocio serio — con instrumentos para comercializarla como la certificación, que ocupa más y más espacio e influencia. Más de 30 millones de hectáreas de tierras de cultivo orgánico certificado producen ya bienes de consumo para un mercado que se valora en 30 mil millones de euros.2 Es más, este mercado crece rápido, mucho más rápido que el mercado global de productos alimenticios convencionales. Los mercados principales para alimentos orgánicos certificados pertenecen, en buena medida, todavía al Norte, pero la producción orgánica para exportación crece constante en el Sur, conforme crecen las nuevas estrategias de base para desarrollar sistemas locales de cultivos alimenticios orgánicos — la mayoría de los cuales rechazan la aproximación empresarial de certificación.

Las grandes corporaciones multinacionales que dominan el comercio de alimentos y los mercados al menudeo han cambiado su visión de lo orgánico conforme crecían en los últimos diez años los mercados para alimentos orgánicos.

Ya no los consideran una amenaza que hay que destruir sino un mercado creciente que hay que conquistar. Incluso las corporaciones de semillas han comenzado a cambiar su tonada. En años recientes, un creciente coro de voces de la industria semillera ha propuesto un arreglo que puede resumirse de la manera siguiente: "Podemos abastecerlos de semillas orgánicas si ustedes nos garantizan un mercado por hacer obligatorio que los agricultores orgánicos utilicen nuestras semillas". Es una oferta controvertida, cargada de graves consecuencias potenciales, y no obstante algunas personas dentro del movimiento orgánico están convencidas de sus beneficios.

También lo están muchos gobiernos, de los cuales un creciente número impulsa la propuesta de la industria de semillas. Otros, sin embargo, reconocen que el arreglo es una trampa que encauzará lo orgánico hacia el control corporativo y lo alejará de los intereses de los pequeños productores y la mayoría de los consumidores.

Descargar PDF


titre documents joints

Version para imprimir

30 de enero de 2008
info document : PDF
204.5 KB

formato PDF 204kb


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | icone statistiques visites | info visites 953911

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio ACCIÓN TIERRA  Seguir la vida del sitio Políticas Neoliberales   ?

Sitio desarrollado con SPIP 3.0.20 + AHUNTSIC

Creative Commons License